Rogue One recupera el estilo y la emoción de Star Wars

 

 

Una historia del universo de Star Wars que llega a demostrar que puede haber otros estilos, otros géneros narrativos que sigan expandiendo la galaxia muy lejana. Rogue One es una película de guerra o género bélico, con una narrativa distinta a lo que estamos acostumbrados, pero que logra capturar la esencia de Episodio 4.  

 

El director Garret Edwards optó por el género Bélico, es una película de guerra, donde vemos a un grupo de soldados o rebeldes que se enfrentan a el imperio, el centro de la atencion siempre es la estrategía, las misiones y los enfrentamientos. Garret logra darle nueva energía  a una franquicia de casi 40 años, pero logrando embonar con el estilo de hace 4 décadas. Al ver la cinta es como si el tiempo no ha pasado.

 

Rogue One es la primera cinta de Star Wars que no es un episodio, es la primera que contará historias alternas de este universo.  En la línea del tiempo canónica de este universo esta historia está situada poco antes de Episodio 4 Una nueva esperanza y cuenta la historia de cómo la Legión Rebelde logra robarse los planos de la estrella de la muerte. Los que R2-D2 lleva en Episodio 4 y que son estratégicos para destruir la primer estrella de la muerte.

 

Podríamos decir que Rogue One es una precuela de Una nueva esperanza, es una película que va a entretener seas o no seguidor de esta saga, pero está hecha para los fans. Todo el plot se desarrolla de tal forma que todo va encajando con la película original. Esta llena de Fan Service, cameos y referencias a las películas anteriores. Inclusive personajes clave hacen su aparición a tal grado que los fanáticos estarán contentos con la forma en la que escribieron y desarrollaron esta historia.

 

La historia gira alrededor de Jyn Erso una joven hija de Galen Erso, un científico del imperio que ha sido encomendado con la labor de construir la estrella de la muerte.
Eventualmente Jyn debe unirse a la legión rebelde para salvar a su padre y tratar de detener la estrella de la muerte una super arma que amenaza a toda la galaxia.

 

Jyn y Galen son el motor dramático de la cinta, la relación padre e hija y la historia de estos personajes es lo que empuja a Jyn, bien interpretada por Felicity Jones y Mads Mikelsen en el rol de su padre galen Erso, Mikelsen es un actor que da gusto verlo involucrado con esta saga intergaláctica.

 

Otro gusto es ver al mexicano Diego Luna, quien interpreta a Cassian Andor, un capitán de la Legión Rebelde que junto a su droide K2-SO se unen a Jyn para encontrar a su padre y detener la construcción de la estrella de la muerte.

 

El mexicano hace un buen papel como el joven militar que obedece a la Legión Rebelde en esta lucha contra el imperio. Diego Luna ha logrado asociarse con una de las franquicias más exitosas del cine y lo ha hecho bien..

 

Pero los personajes que se roban gran parte de la película son Chirrut Imwe interpretado por Donnie Yen, un Guerrero Monje ciego y sensible a la fuerza.  Y K-2SO, un droide imperial re-programado para servir a los Rebeldes, interpretado por Alan Tudik. Ambos tienen momentos divertidos que ayudan a aliviar la tensión en la cinta y con esto a que la narrativa sea ágil.

 

Afortunadamente los avances cinematográficos no han arruinado esta historia y al verla encontrarán varias sorpresas y giros en el plot para mantenerlos emocionados. Y si quieres ver aunque sea un poco de Vader no estarás defraudado, siempre y cuando recuerdes que él no es el villano principal de esta película.

 

Esta película no se anda con rodeos, tiene una duración aproximada de 2 horas y 17 minutos y de principio a fin se mantiene llena de acción, pero sin perder de vista la historia que están contando y como va encajando con este universo. La película termina momentos antes de que Una nueva esperanza inicie, de tal forma que podrían verse una después de la otra.

 

En Episodio 4 los rebeldes logran destruir la estrella de la muerte y cuando vemos a la legión rebelde aparenta ser un grupo bien organizado listo para enfrentarse al imperio, pero en Rogue One podemos ver una versión más cruda y real de la legión rebelde. Esta es una versión que solo se logra con esta narrativa de película de guerra y a lo largo de ella veremos cómo logran mantener la esperanza de poder vencer al imperio.

 

Así como la Legión Rebelde se construye con fé y esperanza, Rogue One llega a darle esperanza y fé a los fanáticos de Star Wars, de que estas nuevas cintas van por buen camino, garantizando que habrá Star Wars para rato.